TERMOTANQUES SOLARES

Preguntas frecuentes

Estos sistemas térmicos pueden utilizarse no solo para calentar agua caliente sanitaria. También para la climatización de piscinas y calefacción de ambientes mediante radiadores o suelo radiante.

Con un uso y mantenimiento apropiado los equipos pueden durar hasta 20 años. Sin embargo, El mantenimiento requerido por el termotanque solar dependerá de la cantidad de sarro que genere el agua con que opere. En zonas de aguas duras, los equipos requieren una limpieza con una frecuencia que va de uno a tres años.

Solo se necesita una superficie de 3 metros cuadrados y en la zona de instalación no debe dar sombra en ningún momento del día.

Si bien dependerá de las condiciones climáticas, en aproximadamente 90 minutos se logrará alcanzar los 65ºC.

Gracias a una capa de poliuretano de alta densidad el agua se mantiene aislada. Sin embargo, en invierno el agua perderá aproximadamente 8ºC.

Los termotanques presurizados fueron diseñados para zonas donde la posibilidad de heladas es constante por lo que soportan dichas condiciones climáticas. Además, se puede incorporar una resistencia al termotanque no presurizado para garantizar la temperatura deseada del agua.

El granizo no daña los sistemas a menos que su diámetro supere los 30 mm. En estos casos se sugiere la utilización de una malla metálica de hebras finas para evitar la generación de sombra.

Cuando, tras varios días sin sol, el dispositivo solar no logre calentar el agua, la liberará fría y será el termotanque o calefón tradicional el encargado de calentarla. Si se optara por un termotanque solar como única fuente de agua caliente de la casa, debería elegirse un equipo que cuente con un sistema eléctrico complementario propio, para asegurar el suministro de agua caliente cuando se produzca una seguidilla de días sin sol.

Existen dos tipos de termotanques. Su diferencia radica en la forma constructiva de los tubos de vacío.

En los termotanques NO PRESURIZADOS el agua circula directamente por los tubos de vacío absorbiendo el calor de los mismos. El movimiento del agua se produce por la diferencia de densidad entre el agua fría y caliente.

El termotanque no presurizado es ideal para usar en casos donde el tanque de alimentación no se encuentre a más de un metro de altura respecto del tanque solar. Si la altura fuera superior deberá utilizarse un tanque auxiliar. Este tanque no requiere uso de bombas.

En los termotanques PRESURIZADOS el agua de consumo no circula directamente por los tubos de vacío. Por los tubos circula un anticongelante que es calentado por la radiación solar para que transmita su calor al agua almacenada en el tanque. La circulación del agua debe ser forzada por bombas o tanques elevados.

El termotanque presurizado evita el riesgo de congelamiento del agua y elimina la posibilidad de vaciado de tubos. Si uno de los tubos de vacío se rompiera el equipo seguirá funcionando y el tanque no perderá agua